Una empresa Noruega está buscando este verano petróleo en Groenlandia, en el Ártico. Lo hace mediante explosiones cada 10 segundos, con una intensidad de ruido que sería percibida por el ser humano como unas ocho veces más fuerte que un motor a reacción despegando y afectando gravemente a las ballenas y resto de fauna marina.